© 2019 Medicina Holontológica - Medicina Funcional

  • Facebook - Black Circle
  • Instagram - Black Circle
  • YouTube - Black Circle

"El pastorcito mentiroso" del Metabolismo: Azúcar Vs Endulzantes Artificiales

"La comida que ingieres puede ser el medicamento más poderoso, o el veneno más silencioso" Ann Wigmor, ND 

 

Bien es sabido que uno de los mayores retos en salud es la resistencia a la insulina, este fenómeno que ataca a la población mundial en tal dimensión que se ha convertido en un problema de salud pública. Pero más allá de esto, debemos preguntarnos qué estamos haciendo con nuestro cuerpo para que se salga de control nuestra salud. Por eso en esta oportunidad quiero contarles el cuento de uno de los errores alimentarios más cometidos y menos explícito:

 

Había un vez en la cima de la colina un pequeño pastor llamado Duodeno, que pasaba todo el tiempo cuidando a sus células y mientras las veía, se le ocurrió hacer una broma a los demás pastores del pueblo Páncreas, para divertirse.

Es así que una mañana se dirigió a lo alto de la colina, donde pastaban sus células y se puso a gritar:

- Socorro! ¡El azúcar! ¡Viene el azúcar! Ayuda! 

Entonces, los pastores y habitantes del Páncreas alertados al oírle gritar desesperado, corrieron a brindarle insulina, pero al llegar donde él encontraron al Pastorcillo acostado tranquilamente bajo la sombra de un árbol riéndose.

 -¿Donde está el Azúcar? - le preguntaron al pastorcillo.

 Pero él nuevamente sonriendo les contestó:

 - ¡Ja, ja, ja! que risa me dan ¡No es verdad! Sólo era un endulzante artificial! 

Al día siguiente el pastor, con más ganas de decir siguiendo mentiras para burlarse de los pastores, volvió a la cima de la colina para gritar la misma mentira:

 "¡Socorro, socorro! ¡viene el Azúcar!" 

Los demás campesinos escuchando el auxilio pero pensaron que podría ser que el pastorcillo se estaba burlara nuevamente de de ellos

-¿Será verdad? - Preguntó uno de los pastores.

-No! - contestó el otro pastor- . !Lo que quiere es hacernos correr otra vez para burlarse de nosotros ! replicó el otro pastor.

- Es probable, dijo el otro pastor, pero si es verdad que el azúcar se acerca, que hacemos?. 

Entonces los campesinos acudieron inmediatamente armados con insulina y glucagón a la cima de la colina. Sin embargo, se sorprendieron al no encontrar azúcar alguno, y comprendieron una vez más de la mentira al ver al pastorcillo riéndose!. Los pastores indignados, regresaron disgustados al Páncreas.

Hasta que un día sucedió lo que se temía. Que el azúcar se apareció esta vez de verdad cerca del rebaño del pastor mentiroso. Es así que pastorcillo mentiroso sintió mucho miedo y, al ver que se acercaba cada vez más, empezó a gritar con todas sus fuerzas:

-¡Socorro! ¡Socorro, el azúcar quiere entrar a mis células.! - Por favor, vengan a ayudarme!

Los pastores y habitantes del Páncreas lo oyeron, pero ya nadie puso atención a sus gritos, y mucho menos pensaron en acudir a auxiliarlo. Mientras que el azúcar, se abalanzaba sobre sus células comiéndose uno a uno todo el tejido, el pastorcillo mentiroso corría despavorido.

 

Este es el texto del cuento de Rafael Pombo, con unas pequeñas variantes, que explican de manera muy gráfica como es el efecto de los endulzares artificiales en nuestro cuerpo. La secreción de insulina esta medida por varios estímulos: el principal es la elevación de la glucosa en sangre; sin embargo hay estímulos indirectos que alistan al páncreas e inducen la secreción de la insulina tales como: la masticación, olfación y visión de los alimentos, el estímulo del sabor en la lengua, entre otros.  

 

Enfocándose puntualmente en el efecto de los azúcares artificiales y endulzares diferentes a la glucosa y la dextrosa el efecto es aun peor, estamos introduciendo al sistema una sustancia que: 1- Sabe dulce; 2-Eleva niveles de glucosa en sangre (Los endulzares Naturales); y 3- No son metabolizados por la célula, es decir: Son un engaño para el páncreas que asume que debe secretar insulina y la célula al ver que no llega glucosa para ser utilizada decide no aceptar la función de la misma.

 

Ahora bien es fundamental entender otros riesgos, los endulzares artificiales como el ASPARTAME, por ejemplo tienen como metabólicos residuales (Es  decir los productos de desecho que generan al entrar al cuerpo) sustancias como el METANOL. Esta sustancia es bien conocida por ser altamente tóxica en dosis elevadas, sin embargo, el Centro de Control de Enfermedades de Atlanta (CDC por sus siglas en inglés) publica en su página web que el consumo prolongado de metanol en dosis no tóxicas puede tener efectos deletéreos en la capacidad reproductiva así como en el desarrollo neurológico embrionario, pero además concluye que si tiene claras relaciones con daños del nervio óptico, así como patologías inflamatorias a nivel ocular y de la piel (Causando conjuntivitis y dermatitis, respectivamente). Con lo anterior surge un interrogante: ¿Si día a día estamos consumiendo sustancias que nos producen estados inflamatorios agudos, nos estará haciendo bien seguir consumiéndolas?.

 

Así que finalmente lo fundamental: Es importante limitar el consumo de azúcar al mínimo (la recomendación de la OMS es de máximo 25 gramos al día), ya que en general todos los alimentos son finalmente metabolizados a glucosa de manera lenta y más efectiva, pero aún más debemos dejar de engañar a nuestro cuerpo con azúcares de mentiras!

 

 

Video Recomendado: https://www.youtube.com/watch?v=EFlnlGx0B5U

 

 

 

 

Please reload

Entradas destacadas

Acupuntura: El arte de la Energía en Movimiento

September 29, 2017

1/10
Please reload

Entradas recientes